Las estrías constituyen un cambio normal que puede producirse durante la gestación. Suelen aparecer con más frecuencia alrededor del sexto-séptimo mes de embarazo, aunque en algunas embarazadas aparecen con anterioridad. Afectan a un 50-90% de las mujeres.

Estas marcas de la piel pueden aparecer en cualquier lugar, pero lo harán con más frecuencia en la barriga, el pecho, las caderas y los muslos, lugares donde va a existir una mayor distensión del tejido. Al inicio se presentan como líneas de color rojo o púrpura, pero con el tiempo irán perdiendo ese color. Alrededor de 6 meses tras el parto se habrán tornado blancas y brillantes, a partir de este momento las estrías serán difíciles de disimular.

Se desconoce a ciencia cierta porque se producen, pero se saben algunos factores que pueden influir en su aparición y desarrollo, como el aumento de peso, la edad de la madre, siendo más frecuentes en mujeres jóvenes o factores genéticos.

El ejercicio durante la gestación junto a una alimentación equilibrada reducirá el riesgo de aparición de estrías al controlar el aumento de peso.

Aunque las estrías no producen problemas médicos, si son consideradas un problema estético importante por muchas mujeres, afectando a su calidad de vida.

Existe una amplia gama de productos dirigidos a prevenir o evitar la progresión de las estrías. Sin embargo, la eficacia de muchos de estos productos no está clara.

Estudios recientes han evidenciado las siguientes conclusiones:

• El bio-aceite mejora significativamente la apariencia de las estrías ya existentes.
• La crema y la loción de manteca de cacao parece ser poco útil para prevenir y disimular las estrías.
• El aceite de oliva aplicado mediante masaje en la barriga parece disminuir también la aparición de estrías.
• El uso de aceite de almendra amarga aplicado mediante masaje parece ser también eficaz para la prevención de las estrías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *