Sí, soy MUJER, y constantemente, todos los días, veo muestras sutiles de violencia hacia nuestro género, hacia lo que representamos y en ocasiones incluso hacia mi propia persona. Sin embargo, también veo incrédula como esto pasa desapercibido por la sociedad en general y lo que es más sorprendente, a veces por las propias mujeres.

La explicación es sencilla, hemos sido sometidas sin saberlo a una desensibilización sistemática durante toda nuestra vida. Del mismo modo que sucede con una noticia de guerra de un país en vías de desarrollo sucede con los micromachismos.

“Me hace gracia” el término micromachismo, estoy completamente segura de que no se consideraría una muestra de violencia tan sutil si no hubiésemos estado sometidas a la constante desensibilización, si se invirtiesen los papeles, pero están tan interiorizados que en ocasiones da miedo.

El día internacional de la mujer no debería de existir, no deberíamos tener que reclamar nuestra igualdad respecto al hombre puesto que somos personas íntegras.

A pesar de todo, tengo esperanza en la educación en igualdad de género. Tengo esperanza en las nuevas generaciones de niños y niñas que crecen en un ambiente igualitario, desarrollando un pensamiento crítico que les haga cuestionarse cosas como las siguientes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *