El virus del papiloma humano o VPH es un virus de transmisión sexual, que se trasmite por contacto genital. Es de relevancia tener en cuenta que la infección por VPH es la infección de trasmisión sexual más frecuente entre las mujeres.

Aunque la mayoría de las infecciones por VPH no producen síntomas ni enfermedad y suelen resolverse por si solas, en algunas ocasiones estas persisten dando lugar a lesiones precancerosas y cancerosas a nivel del cuello uterino.

Una medida muy eficaz para protegerse del cáncer de cuello uterino es el uso del preservativo masculino y femenino en las relaciones sexuales. Su uso se traduce en una reducción significativa del riesgo de infección por VPH.

Otra herramienta con la que contamos para la prevención del cáncer de cuello uterino son las citologías. Aunque su realización no previene la infección por VPH si nos permite  la detección de lesiones precancerosas, posibilitando establecer el tratamiento antes de que el cáncer aparezca.

Y por último he de nombrar otro recurso de verdadera importancia, actualmente rodeado de innumerables falsos mitos, la vacuna frente al VPH.

La Organización Mundial de la Salud recomienda incluir las vacunas frente al VPH en los programas nacionales de inmunización y se reafirma en la excelente seguridad y eficacia de las vacunas actualmente comercializadas.

Las vacunas son más eficaces en aquellas personas que no han estado expuestas al virus, es decir, personas sexualmente no activas. De ahí la importancia de la vacuna en la adolescencia. El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en su calendario común de vacunación infantil establece como recomendación la edad de 12 años para la administración de la vacuna.

A pesar de lo anteriormente expuesto hay que tener claro que la vacuna solo protege frente algunos tipos de VPH, los que con más frecuencia causan cáncer de cuello uterino. Por eso, aun estando vacunados, no podemos olvidar seguir manteniendo relaciones sexuales en condiciones de seguridad y seguir realizándonos nuestras citologías pertinentes según lo establecido en cada comunidad autónoma.

Si quieres ampliar información sobre el posicionamiento de la OMS en torno a la vacuna del VPH pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *