Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística la tasa de mortalidad perinatal en el año 2015 fue de 4,28 defunciones por cada mil. Dentro de estas muertes perinatales se incluyen muertes durante el embarazo, el parto, al poco del nacimiento, o interrupciones del embarazo por incompatibilidades con la vida.

Cuando se produce una pérdida de este tipo es normal y necesario que se desencadene el proceso de duelo. Podemos definir el duelo como el dolor emocional que se experimenta tras haber perdido a alguien o como la adaptación emocional que sigue a esa pérdida. Se trata de un proceso normal, limitado en el tiempo (1-2 años) y que por lo general se resuelve favorablemente.

“El dolor del duelo es tan parte de la vida como lo es la alegría del amor; es, quizás, el precio que pagamos por el amor, el coste del compromiso”. COLIN MURRA.

No más duelos desautorizados

Es necesario aclarar que el duelo perinatal tiene sus propias particularidades, pues socialmente suele ser desautorizado. “La pareja se siente desautorizada para hablarlo porque no ha habido nacimiento, bautizo o entierro; el niño no tiene nombre, no quedan fotos ni recuerdos, nada que pudiera avalar su existencia. Sin embargo, el niño/a es su hijo/a desde la concepción, en la imaginación, en las expectativas y esperanzas de los padres y de la familia” ALBA PAYÀS.

Cuando se produce la muerte del bebé que se espera, ocurre una situación para la que nadie se encuentra preparado. A menudo familiares, amigos e incluso los propios profesionales sanitarios evitamos hablar sobre el tema con el propósito de no causar más dolor . Otras veces, se suceden frases desafortunadas fruto de la mejor voluntad por parte de estos, como “no llores”, “todo pasa por alguna razón”, “al menos no le has conocido”, “ya lo olvidarás”…

Mientras, los padres viven su experiencia solos, sin poder expresar su dolor y sufrimiento.

Escuchar a estas parejas, hablar de la situación, y hacer notar que estamos ahí son opciones muy útiles para que las parejas puedan expresar su dolor y elaborar su duelo permitiéndoles adaptarse a la nueva situación.

Aprovecho para felicitar por su labor a UMAMANITA.

No más duelos desautorizados

Si eres profesional de la salud puedes ampliar la información pinchando aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *